Todxs nosotrxs hicimos posible un encuentro único e irrepetible como cada instante de la vida, una creación divina. !¡ Gracias infinitas a Ricardo Monti !